La tierra cuyo pago reclama Jaeggli surgió entre amigos

79

La finca 236 de Villa de San Pedro tiene un asiento registral falso. En el año 2002, sin la presentación del título de propiedad, fue vendida a la abogada Gilda Bordón Roux. El inmueble, convertido en finca 2108 por mandato judicial, fue entregado por la abogada a su exmarido, así como a Alfredo Jaeggli (h). De compradora, se convirtió en vendedora y representante de Jaeggli.

La abogada Gilda Bordón Roux podría ser responsable de montar el fraude en torno a tierras que no existen por las que se pretende cobrar al Estado paraguayo.

La abogada Bordón Roux es representante jurídica de Alfredo Jaeggli (h), quien reclama cuatro millones de dólares en concepto de pago por la finca 2108.

La finca 2108 tiene su origen de la finca 236 de Villa de San Pedro; el Ministerio Público constató que el asiento registral es falso.

En el año 1931 aparece el nombre de Ramón Méndez Ledesma como comprador de la finca 236. La venta fue realizada, supuestamente, por el Ministerio del Interior.

No existe ningún registro de que Ramón Méndez Ledesma tuviera existencia física: carece de partida de nacimiento, de casamiento, cédula de identidad, pasaporte, conscripción vial, libreta de baja.

Ahora tendría 117 años, pero no existe certificado de defunción.

Entre gallos y medianoche

En el año 2002, sin presentación del título de propiedad, se inició un juicio de mensura.

El juicio fue resuelto por sentencia número 230 del 15 de noviembre de 2001, y su aclaratoria, la sentencia número 505, fue firmada por la jueza Sandra Palacios de Silva, que autorizó el despropósito de mudar el inmueble desde Canindeyú a Alto Paraná.

La finca 2108 se montó sobre propiedades del Indert y el Instituto Paraguayo del Indígena (Indi) en el distrito de Itakyry.

Una fracción de 1.500 hectáreas se ofreció en venta al Ministerio de Obras Públicas en agosto de 2008. En ese momento se cotizó en el equivalente a dos millones de dólares.

La abogada Gilda Bordón Roux solicitó una adecuación de intereses, y la “cuenta” subió a los cuatro millones de dólares actuales.

El montaje de la finca 2108 surgió de la siguiente forma: Ramón Méndez Ledesma, a través de su apoderado Juan Carlos Yurt Ayala, sin exhibir el título de propiedad, vende en el año 2002 la finca a Albino Duarte (empleado de Alfredo Jaeggli Caballero), Juana Gavilán (esposa de Juan Carlos Yurt Ayala) y Gilda Bordón Roux.

En el año 2003, de nuevo sin el sustento de un título de propiedad, se vende la finca a Alfredo Jaeggli Valdez (hijo de Alfredo Jaeggli Caballero), Aníbal Gavilán (hermano de Juana Gavilán y cuñado de Juan Carlos Yurt Ayala) y Esteban Serrati Codas (exmarido de Gilda Bordón Roux, la abogada de Jaeggli).

Toda la documentación gira alrededor de personas allegadas, y desde el principio aparece el nombre de Gilda Bordón Roux: compradora, vendedora, y abogada en el proceso.

Intimaciones de pago

El 12 de agosto de 2008 se firmó el contrato para la compra-venta de 1.500 hectáreas de tierra en Itakyry.

Los vendedores (Alfredo Jeggli (h), Aníbal Gavilán y Esteban Serrati Codas) no realizaron la transferencia previa del inmueble, y el contrato fue anulado por el MOPC.

A partir de allí, se sucedieron acciones judiciales para forzar el pago inicial de dos millones de dólares, actualmente cuatro millones de la misma moneda.

Siguen las “coincidencias”: Tania Carolina Irún fue actuaria del juzgado donde comenzó el proceso judicial.

Ahora es titular de un juzgado de sentencia. Entre diciembre de 2017 y abril, envío cinco intimaciones al Ministerio de Hacienda en reclamo del pago de la millonaria suma.

La jueza Tania Irún llegó a denunciar a la ministra Lea Giménez por no realizar la transferencia de cuatro millones de dólares por una tierra que no existe.

 

fuente: abc color

Commentar

commentarios

Mira además

Observatorio de causas permitirá control ciudadano

Con la habilitación de un observatorio de causas de interés ciudadano, la Corte Suprema po…